ELENA OCHOA, ‘EDITORA INVITADA’ DE YO DONA

ochoaEl número del 29 de agosto de ‘Yo Dona’, suplemento femenino del diario El Mundo, utiliza la técnica del ‘editor invitado’. En este caso, solicitaron la colaboración de Elena Ochoa para hacer este papel. El personaje está bien escogido ya que su imagen de glamour y de mujer moderna e independiente encaja a la perfección con la filosofía de la publicación y el estilo de la lectora a la que se dirige.

¿En qué ha consistido su participación? En primer lugar, y como no podía ser de otra manera, Ochoa ocupa la portada de la revista y es la protagonista de la entrevista que, en páginas interiores, le realiza Charo Izquierdo, directora de ‘Yo Dona’.

Pero la implicación de la mujer de Norman Foster va algo más allá. Según se informa en la revista, Ochoa ha participado en la selección de una serie de contenidos. De hecho, se creó una especie de icono (‘El sello de Elena’) que puede verse en una serie de reportajes (‘El arte a pie de calle’, ‘Los hombres ante el aborto’…) y de secciones (Agenda, Apuntes).

En otra página, además, se publica una galería fotográfica en la que se ve a Ochoa dentro de la redacción de ‘Yo Dona’: seleccionando imágenes para los reportajes, en compañía del redactor jefe y el director de arte, con la directora en su despacho…

Hay quien dice que la técnica del ‘editor invitado’ es una estrategia más cosmética que de fondo. Que lo único que busca es utilizar el prestigio y la buena imagen de determinados personajes. Puede que en algunos casos sí sea verdad y la aportación real del editor invitado sea cercana a cero.

Pero lo que no se puede negar es que, si se gestiona con inteligencia, la colaboración de un determinado personaje sí puede influir en gran manera a la calidad del producto. Para ello el personaje debe dedicarle, sobre todo, ‘tiempo’ y ‘cerebro’. Y cuando esto ocurre el lector sí que sabe apreciarlo y distinguirlo.

Más información sobre la técnica del editor invitado:

. James Blunt escribe los titulares del diario ‘Metro’. Pincha aquí.

. Bono será el redactor jefe de Vanity Fair. Pincha aquí.

Anuncios

DESCENSO A LOS JUZGADOS, O LA TÉCNICA DE LA ‘FUENTE LAZARILLO’

Yo Dona, suplemento femenino de El Mundo, publicó el pasado mes de julio un reportaje titulado ‘Descenso a los juzgados (de violencia de género)‘. El objetivo era conocer de primera mano el ambiente que se respira, en una jornada cualquiera, en uno de los 83 tribunales exclusivos para este tipo de delitos que existen en España. Reflejar la psicología de los personajes implicados en este tipo de casos. El miedo de las víctimas. La ira de los familiares. El odio contenido de los agresores. La frialdad profesional de jueces, fiscales, abogados…

Para realizar este reportaje, la periodista Angeles López recurre a la ayuda de la abogada Carmen Roney. Veamos cómo describe el encuentro con ella y su presentación: “Son las nueve de la mañana. En el chaflán de los madrileños juzgados de la Plaza de Castilla, entre una nube de funcionarios, hombres y mujeres citados a comparecencias, gitanas con sus rorros anudados a la cadera y algún famosillo despisado con tiempo extra para demandas, establezco contacto visual con Carmen Roney –conocida abogada penalista y de familia, miembro del Observatorio contra la Violencia del Ayuntamiento de Madrid– que se ha prestado a guiarme por ese entramado de salas, abogados, defensa, fiscalía, forenses y magistrados que componen los juzgados exclusivos de violencia de género”.

Carmen Roney va a ser la fuente principal de este reportaje y nos va guiar por un mundo complejo. Un reportaje de estas características, si no somos expertos en Tribunales, se nos escaparía de las manos a no ser que busquemos la ayuda de un especialista que nos guíe. Esto es, un lazarillo que nos lleva de la mano y nos va introduciendo por las salas, nos va explicando los casos a los que asistimos y el funcionamiento de este tipo de juicios.

Como es lógico, siempre que un periodista se enfrenta a un tema que no domina recurre a la ayuda de expertos que les guían. Casi siempre con análisis y opiniones de tal o cual tema, y con sus entrecomillados de rigor. Sin embargo, lo más llamativo del enfoque de este reportaje es la omnipresencia continuada de nuestro lazarillo, Carmen Roney, en el texto reportaje, que nos lleva de un lado para otro y cuyo trabajo de guía queda más que explícito. Un ejemplo: “En un receso con café de máquina incluido, Carmen me presenta a Amina en el recibidor de la quinta planta. Una belleza marroquí en la treintena de su vida, cuyo caso acaba de llevar la abogada”.

Una buena alternativa a otros planteamientos más neutros.


PELÍCULAS Y SERIES NOS DAN LA ‘PERCHA’ PARA NUESTROS REPORTAJES

Los periodistas andamos en una constante búsqueda de nuevos temas que interesen a la audiencia. Y hay temas que siempre están ahí, que son de interés, pero que les falta la ‘percha’ de actualidad para ser merecedores de aparecer en un reportaje.

Paradójicamente, a veces, esa percha que andamos buscando la aportan los productos de ficción de los grandes medios audiovisuales (cine, televisión, videojuegos). Películas y series televisión suelen poner de moda determinados temas. Por ejemplo, la película ‘Mar adentro’ trajo a primer plano el tema de la eutanasia, y a partir de ahí se publicaron una serie de reportajes con distintos enfoques.

En el caso con que ilustramos este post, la serie de TV ‘Anatomía de Grey’ sirve a la revista YO DONA para publicar un reportaje sobre los médicos residentes. En concreto, sobre las dificultades profesionales que tienen, hoy por hoy, este colectivo en España.

Habitualmente llegamos a la conclusión de que poco tiene que ver el glamour de la ficción con la dura realidad. Un sumario de este reportaje: “El importe de las guardias oscila entre seis euros por hora en Galicia y 19 en Cataluña. La mayoría de los médicos residentes se considera mileurista”.

La técnica, por tanto, es bien fácil: echemos un vistazo a las series y películas, vemos qué temas o tipos de personajes abordan e investigamos cuál es la realidad de dicho tema en nuestro país, nuestra región, nuestra ciudad…


VIVIR UNA EXPERIENCIA EN CARNE PROPIA

En un post anterior hemos hablado sobre la técnica del ‘periodista de incógnito’. Una segunda fórmula en la que el periodista adquiere el papel de protagonista es cuando éste decide vivir una experiencia en carne propia para luego relatarla al público.

El reportaje que vamos a tomar como ejemplo se titula “Zen Flamenco: A la búsqueda del duende interno”, y que fue publicado en ‘Yo Dona’, revista semanal femenina del diario El Mundo. Una periodista se asiste a una clase de esta nueva modalidad de zen (el flamendo zen), y sobre esta experiencia redacta su reportaje. Las claves del reportaje son:

· Aquí no se trata de obtener información oculta, sino de transmitir los detalles y sensaciones de una EXPERIENCIA compleja. El periodista se identifica como periodista, no como alumno.

· Una ALTERNATIVA hubiera sido centrar el reportaje en la experiencia de los ALUMNOS, pero éstos pueden dar no tener habilidad para expresar una experiencia compleja (“Es como si tuviera fuego dentro y me hubieran regado”)

· Una SEGUNDA ALTERNATIVA es centrar el reportaje en el punto de vista de los profesores, pero éstos pueden dar una visión parcial (menos objetiva que la del periodista).

· UN HANDICAP: la presencia del periodista CONDICIONA EL COMPORTAMIENTO de los alumnos y profesores, lo que le resta naturalidad y objetividad.

· Complemento fotográfico que enriquece al reportaje por ser FOTOS POCO COMUNES.