CÓMO ENTREVISTAR: SI NO RESPONDEN A TUS PREGUNTAS, NO TE OLVIDES DE REPREGUNTAR

GRANDESFUGAS3Un error de muchos periodistas cuando hacen una entrevista es que es que no escuchan las respuestas del entrevistado. Van con su listado de preguntas, se sientan delante del entrevistado, ponen en marcha la grabadora, disparan la primera pregunta, remueven el café y dicen que ‘sí’ con la cabeza acompañando el discurso del personaje. Cuando éste termina de responder, lanzan la segunda pregunta, y luego la tercera, y la cuarta… y así hasta que terminan con la lista.

Es muy común que, a una pregunta del periodista, el entrevistado se vaya por las ramas y no responda a lo que se le ha preguntado. Leemos muchas entrevistas con estos fallos y el lector se queda con los ojos a cuadros. Una recomendación de sentido común para no hacer el ridículo: mantén la atención y, si no estás satisfecho con la respuesta, repregunta todas las veces que sea necesario. ¡Que los entrevistados no muerden! (bueno, algunos sí)

Es lo que, por ejemplo, hace Víctor M. Amela en una entrevista en La Vanguardia con Laura Manzanera, autora de ‘Grandes fugas’, un libro en el que se relatan cómo se han producido las grandes fugas carcelarias a lo largo de la Historia. El texto es el siguiente:

“¿Cuál es su fuga predilecta?”

“Todas expresan el más radical anhelo humano: ¡la libertad! Lo dijo bien Azaña: “La libertad no hace felices a los hombres; los hace sencillamente hombres”. 

“Entendido, ahora elíjame una fuga. 

“Me maravilla la fuga de Alcatraz lograda por Frank Morris y los hermanos Anglin en 1962, únicos en escapar de esa isla prisión en la bahía de San Francisco. Empezaron a horadar el cemento con un cortaúñas… ”

¡A que es fácil!

Anuncios