JUAN LUIS CANO (GOMAESPUMA): “EL HUMOR ES UNA BUENA FÓRMULA PARA HACER PERIODISMO”

Juan luis cano, humor, periodismo, fernando monteroEn el número de diciembre de Emprendedores hemos publicado una entrevista con Juan Luis Cano (Gomaespuma) dentro de la sección Bonus. Nuestra colaboradora Rosa Luz hizo algunas preguntas relacionadas con la profesión periodística, de las que saco aquí un extracto.

 

El periodismo le ha permitido viajar mucho, conocer otras realidades y ser consciente de lo privilegiado que es. Juan Luis Cano (el 50% de Gomaespuma) se define como honesto y busca en el compromiso y en el trabajo una fórmula para construir un futuro mejor para todos. El humor es la herramienta que utiliza para narrar las noticias, con grandes dosis de naturalidad y cercanía. Este amante del flamenco y del mundo de los toros tiene un libro en las librerías, La Funeraria, que lejos de ser una lectura ‘negra’, es toda una demostración de que el humor se cuela hasta en un ataúd.

 

¿Cuánto hay de guión y cuánto de improvisación en su trabajo?

Nosotros (Guillermo Fesser y yo) tenemos mucho de improvisación en cuanto a la forma de contar. Por ejemplo, si realizo una entrevista a José Saramago, no escribo las preguntas en el ordenador, pero sí me documento todo lo que puedo sobre él y sobre su trabajo. Por ello, no hay un guión de frases, pero sí una estructura. Lo demás, se improvisa. 

 

De todos modos, ¿alguna vez se ha quedado en blanco en un programa en directo?

Cuando hacíamos el programa de radio nosotros teníamos una ventaja: éramos dos y resultaba muy difícil que los dos a la vez nos quedásemos en blanco. Pero sí, sí que me ha ocurrido, titubear en alguna entrevista. Al final tienes recursos que el oficio y el bagaje te van dando para salir airoso de ello. Por otro lado, nosotros hemos utilizado el humor en nuestra forma de contar y eso también ayuda a salir de situaciones como ésta. Además, el humor le otorga naturalidad al momento en blanco y parece que no ha pasado nada.

 

Y eso del humor, ¿fue una elección natural o por casualidad? 

Creo que eso va mucho con la manera de ser de Guillermo y mía. Nosotros ya utilizábamos el humor en la facultad, con los compañeros de clase, con los amigos, escribiendo… Digamos que el humor lo llevamos por bandera. Además pienso que es un buen vehículo para contar las cosas. Eso sí, para contar las noticias con humor es necesaria una sensibilidad especial. Yo lo reivindico absolutamente. Aquí en España se ha considerado siempre el humor como un género menor y es tan difícil y tan serio como cualquier otro trabajo. Y no todo el mundo está capacitado para ello.

 

¿Qué acontecimiento, vivido como periodista, destacaría de los últimos años?

La entrevista a Abdalá II, rey de Jordania. Entre otras cosas porque ha sido la única que ha concedido en su vida, al menos como monarca. Pero también muchos otros: la guerra de Bosnia, de Kosovo… Aquello era algo poco habitual. Lo normal era enviar un corresponsal a cubrir el acontecimiento y ya está. Pero nosotros quisimos estar allí para conocerlo de primera mano.

 

Este contenido es un extracto de una entrevista más amplia publicada en la revista EMPRENDEDORES.

Anuncios

MARKETING PERIODÍSTICO: EL JUEVES, UN ÉXITO BASADO EN LA TRANSGRESIÓN

Polémica portada de El Jueves con el Principe Felipe y Letizia Ortiz
Polémica portada de El Jueves con el Principe Felipe y Letizia Ortiz

El semanario de humor gráfico El Jueves es un ejemplo claro de relanzamiento, culminada con éxito, producido cuando estaba justo a punto de cerrar. En 1982, el propietario de esta cabecera (Grupo Zeta) había perdido 120.000 euros con esta revista y se planteaba retirarla del mercado. Pero los humoristas que trabajaban allí hicieron una apuesta audaz: pagaron 150.000 euros por la publicación.

A partir de ahí, y no sin pasar serias dificultades en los primeros años, se completó un relanzamiento que ha dado lugar a una publicación que vende 90.000 ejemplares semanales y una facturación que supera los 8 millones de euros. Un relanzamiento basado en las siguientes claves:

Conocimiento exhaustivo del lector. El grueso de los compradores es gente joven que paga 1,90 euros por pasar un buen rato. Suele engancharse en el último curso de secundaria y se mantiene intensamente fiel hasta cumplir los 25 años. Antes de llegar a la treintena empieza a desertar y a los 35 años abandona casi del todo. Se trata, en definitiva, de un público amante de todo lo que huela a impertinencia y transgresión.

Adaptación a las nuevas sensibilidades. En vez de encerrarse en un humor de despacho, han sabido conectar con los temas candentes en la calle y en la actualidad. Uno de los temas que exprimieron a fondo fue la boda de Letizia Ortiz y el Príncipe Felipe. “Cuando los editores entramos en la cincuentena, nos dimos cuenta de que se nos escapaban problemas que preocupan a nuestros lectores, como las hipotecas o las empresas de trabajo temporal”, explica el coeditor José Luis Martín. La solución llegó al contratar a una nueva camada de dibujantes, procedentes sobre todo del mundo de los fanzines.

El recurso promocional. El Jueves emplea también el recurso de los regalos promocionales. Eso sí, siempre con un toque de ingenio: unas bragas cuando Marta Chávarri fue pillada in fraganti por un fotógrafo, pancartas para las manifestaciones contra la guerra de Irak o impertinentes pegatinas para sustituir las leyendas oficiales del Ministerio de Sanidad (“Los hobbits no fuman y viven más de cien años”).

Otros negocios. La revista ha recurrido a otras fuentes de ingresos. En 2003 vendieron más de 240.000 euros en productos relacionados con El Jueves: merchandising, libros de humor… Incluso han irrumpido en el sector de las publicaciones gratuitas con dos revistas de teatro y el periódico Estudiad malditos, mensual de 16 páginas que se distribuye en los distritos universitarios de Madrid, Barcelona y Sevilla.

SI ALEX DE LA IGLESIA FUERA ALCALDE DE BILBAO

En un blog anterior nos referíamos al reportaje ‘Un mundo sin humanos’, publicado por EPS, como la técnica del ‘¿Qué pasaría si…’. Se trataba de un ejercicio de especulación sobre una posibilidad verosímil, aceptada por gran parte de la comunidad científica.

 

Siguiendo con esta técnica, encuentro el artículo ‘Emperador del Cosmos’, firmado por el director de cine Alex de la Iglesia y publicado en el diario El País. En realidad se trataría de una modalidad del ‘Qué pasaría si…’, pero dentro de la variable de ESPECULIDAD INVEROSÍMIL.

 

La OPORTUNIDAD de este artículo está en que, cuando se publicó, estábamos en plenas elecciones municipales, y dentro de una serie titulada de forma genérica ‘Si yo fuera alcalde de….’. En la misma, distintos personajes populares escribían sobre qué harían si fueran alcalde de Barcelona, Sevilla, A Coruña…

 

Se trata, en realidad, de un MERO DIVERTIMENTO, escrito en tono de humor. El propio Alex de la Iglesia le da al artículo su JUSTO VALOR (“Me piden que especule con la posibilidad de que algún día (…) yo fuera alcalde de Bilbao. Reflexión frívola, absurda e inútil…”) Y plantea situaciones absurdas, como la de “erigir una estatua de 25 metros de un pincho moruno” y otras tantas reflexiones delirantes de este mismo estilo.

 

Un planteamiento ingenioso el de esta sección, con el que se rompe el bloque monótono y rutinario de páginas y páginas de información electoral…

 

PRÓXIMO MARTES: ¿Puede el error de un periodista cambiar la Historia?

 

LOS GUIÑOLES: LA FUERZA DEL HUMOR EN LA CRÍTICA POLÍTICA

El humor, en medios de comunicación, no tiene nada de inocente. En ocasiones resulta un instrumento para transmitir una línea editorial mucho más eficaz que los más sesudos artículos de opinión, editoriales o reportajes que defienden una u otra línea política.

Acaba de salir la noticia de que los guiñoles de Cuatro (antes de Canal +) nos dicen adiós después de 13 años ironizando sobre la actualidad política española. El formato de los guiñoles aterrizó en Canal + en 1995 como versión española de ‘Les Guignols de l’Info’, emitido en el Canal + francés. Todos los grandes políticos de la última década han tenido su guiñol: Zapatero, Aznar, Felipe González, Rajoy… Y con ellos se ha dado una versión irónica de la actualidad política. Lógicamente, como no podía ser de otra manera, se trataba de una visión nada inocente y la mayoría de las veces tendenciosa. No eran objetivos, pero tenían su gracia.

¿Por qué es tan eficaz el humor en la crítica política? El humor, aunque no sirve para desarrollar grandes ideas ni planteamientos profundos, sí tiene una capacidad de llegar al gran público. Precisamente por la simplificación que hace de la realidad. Y porque tiene a un público entregado, que está deseando ver cómo se caricaturiza y ridiculiza a los políticos contrarios a su ideología. En el caso de Cuatro y los guiñoles, como todo el mundo sabe los más ridiculizados son los políticos del PP. Los más favorecidos, los del PSOE.

Lo dicho: el poder que tiene el humor como instrumento de crítica política es enorme por la simplificación que hace de la relidad. Ahí está su gran fuerza, pero también… su gran peligro.