DESCENSO A LOS JUZGADOS, O LA TÉCNICA DE LA ‘FUENTE LAZARILLO’

Yo Dona, suplemento femenino de El Mundo, publicó el pasado mes de julio un reportaje titulado ‘Descenso a los juzgados (de violencia de género)‘. El objetivo era conocer de primera mano el ambiente que se respira, en una jornada cualquiera, en uno de los 83 tribunales exclusivos para este tipo de delitos que existen en España. Reflejar la psicología de los personajes implicados en este tipo de casos. El miedo de las víctimas. La ira de los familiares. El odio contenido de los agresores. La frialdad profesional de jueces, fiscales, abogados…

Para realizar este reportaje, la periodista Angeles López recurre a la ayuda de la abogada Carmen Roney. Veamos cómo describe el encuentro con ella y su presentación: “Son las nueve de la mañana. En el chaflán de los madrileños juzgados de la Plaza de Castilla, entre una nube de funcionarios, hombres y mujeres citados a comparecencias, gitanas con sus rorros anudados a la cadera y algún famosillo despisado con tiempo extra para demandas, establezco contacto visual con Carmen Roney –conocida abogada penalista y de familia, miembro del Observatorio contra la Violencia del Ayuntamiento de Madrid– que se ha prestado a guiarme por ese entramado de salas, abogados, defensa, fiscalía, forenses y magistrados que componen los juzgados exclusivos de violencia de género”.

Carmen Roney va a ser la fuente principal de este reportaje y nos va guiar por un mundo complejo. Un reportaje de estas características, si no somos expertos en Tribunales, se nos escaparía de las manos a no ser que busquemos la ayuda de un especialista que nos guíe. Esto es, un lazarillo que nos lleva de la mano y nos va introduciendo por las salas, nos va explicando los casos a los que asistimos y el funcionamiento de este tipo de juicios.

Como es lógico, siempre que un periodista se enfrenta a un tema que no domina recurre a la ayuda de expertos que les guían. Casi siempre con análisis y opiniones de tal o cual tema, y con sus entrecomillados de rigor. Sin embargo, lo más llamativo del enfoque de este reportaje es la omnipresencia continuada de nuestro lazarillo, Carmen Roney, en el texto reportaje, que nos lleva de un lado para otro y cuyo trabajo de guía queda más que explícito. Un ejemplo: “En un receso con café de máquina incluido, Carmen me presenta a Amina en el recibidor de la quinta planta. Una belleza marroquí en la treintena de su vida, cuyo caso acaba de llevar la abogada”.

Una buena alternativa a otros planteamientos más neutros.


Anuncios

LA TÉCNICA DEL ‘PERIODISTA DE INCÓGNITO’

Hay ocasiones en la que el periodista ocupa un papel activo como protagonista de la historia que cuenta. Al contrario que en el periodismo habitual, en el que tenemos el papel de meros testigos de lo que ocurre.

¿Por qué adoptamos este PAPEL? Puede haber varios motivos: (1) Existe información oculta que algunas fuentes no quieren revelar; (2) Existe información interesada hacia donde algunas fuentes van a querer orientarnos (si nos identificamos como periodistas, nos darán una información institucional o edulcorada); (3) Existen situaciones de las que va a ser imposible que seamos testigos a no ser que las provoquemos; y (4) Los protagonistas de una historia no tienen la finura psicológica ni la capacidad expresiva suficiente para contarnos historias sutiles o complejas.

Estas razones hacen que, a veces, decidamos que lo mejor para contar con solvencia una historia es que el periodista se convierta en el protagonista de la misma. Aquí existen distintas técnicas. Hoy desarrollaremos, con un ejemplo, la TÉCNICA DEL PERIODISTA DE INCÓGNITO. Más adelante publicaremos hablaremos sobre otras técnicas, como la de VIVIR UNA EXPERIENCIA EN CARNE PROPIA o el REPORTAJE COMO EXPERIMENTO SOCIAL.

Empecemos con la técnica del PERIODISTA DE INCOGNITO. El reportaje que lo ilustrará se titula ‘El hipotecado misterioso’, publicado en el revista EMPRENDEDORES y en donde uno de nuestros colaboradores (Eufrasio Fernández) se hizo pasar por un cliente en busca de hipoteca. Las claves del mismo fueron:

· El objetivo del reportaje era ver cómo las entidades financieras tratan, DE VERDAD, al cliente. Si hubiéramos llamados a los gabinetes de prensa de los bancos, tendríamos una información INSTITUCIONAL E INTERESADA. Algo que no nos sería porque a nadie interesa.

· Si hubiéramos preguntado a clientes, hubiéramos obtenido una VISIÓN PARCIAL. Nosotros, por el contrario, enfocamos la historia con una VISIÓN DE MAYOR OBJETIVIDAD.

· Adoptamos una IDENTIDAD FALSA, que hizo que los responsables de los bancos nos trataran como, en la realidad, tratan al resto de los clientes.

· Para que tuviera un VALOR COMPARATIVO entre las distintas entidades, presentamos el mismo supuesto a todas las sucursales que visitamos (soltero, 32 años…)

· ACOTAMOS EL OBJETIVO DEL REPORTAJE: no se trataba de comparar el trato al cliente de las distintas entidades a nivel general (BBVA, Santander…). El trato puede ser bueno o malo en distintas oficinas de un mismo banco, o incluso dentro de la misma oficina. Esta MATIZACIÓN hay que dejarla clara para que el reportaje no pierda en CREDIBILIDAD.

· Redacción EN PRIMERA PERSONA (El YO del periodista).

================================================

PRÓXIMO VIERNES: REVISTAS: LAS SEIS RAZONES POR LAS QUE NOS LEEN

================================================