LECCIÓN DE HONESTIDAD DE CARLOS BOYERO: CÓMO DARLE UN PALO A UN AMIGO (FERNANDO TRUEBA) DE FORMA ELEGANTE

Fernando Trueba
Fernando Trueba

Nueva lección de periodismo del crítico de cine Carlos Boyero. Una de los grandes reproches que se le pueden hacer hoy al periodismo en España es el cainismo que lleva a adular sin medida al amigo y atacar sin piedad la yugular del enemigo. Muy pocas excepciones encontramos a esta ley, a esta falta endémica de honestidad profesional. Por ello es muy gratificante leer textos como la crítica que Boyero publica hoy y en el que no deja muy bien parada la película ‘El baile de la victoria’, dirigida por Fernando Trueba, de quien dice que es su amigo (por lo menos, hasta ahora).

La estructura del palo que Boyero le mete a Trueba, y cuya lectura recomiendo, tiene tres partes. La primera es la advertencia sobre la amistad y afecto que le une con la persona a la que va a realizar la crítica. La segunda consiste en la crítica propiamente dicha, en la que no deja muy bien parada a la película. Por último, y como colofón del texto, una coletilla en la que casi pide perdón por la crítica que acaba de hacer.

Primero, la advertencia: “Siempre me acerco al cine con la esperanza de disfrutarlo, pero hay casos en función de la amistad y la admiración que profeso hacia la persona que firma la película en los que daría cualquier cosa porque se cumplieran mis expectativas.”

Segundo, la crítica propiamente dicha en la que, más o menos, dice que la película de Trueba no le ha gustado lo más mínimo. Un ejemplo: “A pesar de ese material argumental, yo no logro creerme casi nada en trama tan presuntamente emotiva”. Otro ejemplo: “La volcánica e hipersensible danzarina también me suena a irreal“. Y todo en este plan.

Por último, el genial colofón final: “Y piensas que a un director que ha demostrado tantas veces talento y sabiduría contando historias con una cámara, en comedia y en drama, no se le puede haber secado la inspiración ni el lenguaje. Ojalá que sea mi sensibilidad como espectador la que está atrofiada“.

¡Chapeau, maestro Boyero!.

Más información:

. Texto íntegro de la crítica

. Carlos Boyero, un crítico que no deja indiferente a nadie