EL NUEVO MODELO NEWSWEEK: “SI NO TENEMOS ALGO ORIGINAL, NO HABLAREMOS DE ELLO”

screen-billmao-newsweek1El pasado domingo publicaba el diario El País un interesante artículo titulado ‘Ciudadano Kane, en apuros’, cuya lectura recomiendo.

Se trata de un análisis de las dificultades por la que está atravesando la prensa mundial. La caída de la publicidad (consecuencia directa de la crisis) y la difícil transformación de la prensa escrita hacia el modelo on line está haciendo que muchos grandes grupos de comunicación atraviesen momentos más que complicados.

En el artículo se apuntan dos soluciones:

1. Los micropagos. Un dato destacado es “la competencia de las marcas nacidas de la Red por el pastel publicitario”. Así, Google batió su récord de ingresos y beneficios en 2008 (6.632 millones de dólares). Los medios se han volcado en la web con inversiones millonarias, pero el retorno es insuficiente. En el caso de NYT, los ingresos de su edición digital sólo representan el 12% del total. Todos miran a iTunes, el servicio de Apple a través del que vendió 2.400 millones de canciones el año pasado. “Necesitamos un iTunes para la prensa”, clamaba en un artículo David Carr, periodista de NYT. La palabra de moda entre los editores son los micropagos: en lugar de abonar una suscripción, ofrecer pequeños contenidos diferenciados en la web (animaciones, imágenes, informes…) al precio de una canción, y romper así el modelo del gratis total que se ha extendido irremisiblemente en Internet.

2. La calidad. Otros dicen que la apuesta es la calidad. Y la diferenciación. Como el diario Politico, posiblemente el único proyecto completamente rentable en Internet, que lideró la opinión del país en la campaña presidencial. Mientras los popes de la prensa escrita repetían los ampulosos discursos de Obama del día anterior, Politico destapaba sin rubor historias como las casas que poseía John McCain o el millonario guardarropa de Sarah Palin. Newsweek, el segundo semanario de EE UU, va aplicar una medida anticíclica: duplicar el precio de la suscripción. Quiere conservar sus mejores lectores y ofrecerles opinión e historias distintas y elaboradas. No dará cobertura a los grandes eventos de la semana. “Si no tenemos algo original que decir, no hablaremos de ello”, dijo Jon Meacham, el director.

Para leer el texto completo, pincha aquí.

Anuncios