Blog de Periodismo Creativo

Ideas y tendencias para una profesión más innovadora y menos rutinaria. ¡Periodismo de Pata Negra!

LA ENTREVISTA FALSA A VALLE-INCLÁN

Posted by Fernando Montero en enero 8, 2009

valleinclanHace unos meses publiqué un post sobre la técnica de la entrevista a un personaje a propósito de una entrevista inventada a Montgomery Burns que sacó El Economista. Un lector me envía un texto sobre otro ejemplo de entrevista falsa, la que le hizo la periodista española Josefina Carabias a don Ramón del Valle Inclán.

Agradezco el envío y reproduzco aquí el texto, publicado en la revista de la FAPE. Es como sigue:

“El día en que Josefina Carabias comenzó en 1933 su trabajo en el vespertino La Voz, recibió el encargo de entrevistar a Valle Inclán, nombrado director de la Academia Española de Bellas Artes de Roma. No era la primera vez que conversaba con él, por lo que no entrevió en principio dificultad. Fue al sanatorio de la Avenida Reina Victoria, donde sabía que seguía un tratamiento, pero no estaba allí. Lo buscó por los sitios que frecuentaba en aquella época durante las mañanas. Acudió al Ateneo y se acababa de marchar, recorrió varias calles y no dio con él. Finalmente se presentó en su casa donde tampoco estaba. Su hija Mariquiña le dijo que habían pasado por allí varios periodistas buscándole, pero que su padre tenía previsto atenderlos a todos a las cuatro de la tarde en el sanatonio.

“Sí, pero yo tengo que verle antes. En el periódico me exigen que tenga lista la intervió lo más tarde a las dos”, se quejó Carabias. “¡Pues invéntatela”. La periodista no podía consentirse un fracaso en su primer día en el periódico, y así lo reconoció en su libro “Azaña, los que le llamábamos don Manuel” (1980), en cuyas páginas confesó su trampa. “Me fui pues a la redacción, me puse a la máquina, escribí como si fueran contestaciones a mis preguntas muchas de las cosas que le había oído a don Ramón sobre la Academia de Bellas Artes de Roma –incluso lo bonito que estaría su entierro bajando por aquellas escalinatas– y se lo di al director”.

El remordimiento tras tomarse esta libertad le hizo acudir a las cuatro al sanatorio para avisar, en cuanto pudiese aprovechar un aparte, al propio Valle-Inclán. Le contó lo ocurrido justo a tiempo para que el autor, al dirigirse al resto de los periodistas, asumiera una secreta complicidad. “Les agradezco que se hayan molestado en venir a este lugar tan incómodo y tan malsano. Supongo el motivo. Así pues, como ya dije esta mañana a su compañera a su compañera la señorita Carabias, que no sé cómo demonios se las arregló para dar conmigo, antes de enterarse de que yo les iba a citar a todos ustedes juntos…”.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: