Blog de Periodismo Creativo

Ideas y tendencias para una profesión más innovadora y menos rutinaria. ¡Periodismo de Pata Negra!

¿PUEDE EL ERROR DE UN PERIODISTA CAMBIAR LA HISTORIA?

Posted by Fernando Montero en julio 22, 2008

El pasado 5 de julio Arcadi Espada publicó en El Mundo el artículo ‘El Malentendido (1917-1989)’. En el mismo, el artículista explica cómo, en noviembre de 1989, y durante una rueda de prensa de un funcionario comunista de la antigua República Democrática Alemana, se produjeron un cúmulo de circunstancias que provocaron que se acelerara la caída del Muro de Berlín.

El cúmulo de circunstancias fue el siguiente: el funcionario Schabowski informaba sobre la agilización de los trámites para viajar desde la República Democrática a Occidente. Entonces tomó la palabra Riccardo Ehrman, de la agencia Ansa, que había llegado corriendo, tarde, y ante la falta de sillas, había ocupado un lugar en el suelo de la tarima, enfrente del portavoz. Sabía que el Gobierno había aprobado la nueva ley de viaje y le preguntó a Schabowski cuándo entraría en vigor. El portavoz rebuscó en los papeles, y con una cierta vacilación dio a entender que inmediatamente. Sí, iba a entrar en vigor de inmediato, eso dijo.

Entonces ocurrió algo extraordinario. La mayoría de los periodistas tradujeron la langue de bois del portavoz en el habitual sentido, espeso y anodino. El corresponsal de la NBC interrogó con cámaras a Schabowski. Riccardo Ehrman, después de que Schabowski le contestara, escribió en su cuaderno: «La promulgación de la ley de viaje es el equivalente a la caída del Muro». Era una versión sobreinterpretarla. El título fue: El Muro de Berlín ha caído. Así lo distribuyó la agencia Ansa, a las 19.31, y así se diseminó por el mundo.

A partir de ahí, los acontecimientos se precipitaron. Los alemanes orientales que estaban viendo la televisión de la otra Alemania se sentían más que dispuestos a sumarse a las ilusiones sembradas por las noticias. Decenas de miles de berlineses orientales subieron a sus coches o fueron andando hasta los pasos fronterizos. Pero naturalmente los guardias no tenían órdenes de abrir la frontera. Los airados ciudadanos exigían lo que creían que era su nuevo derecho de paso, y al principio los vigilantes se negaban a franqueárselo. Así fue cómo cayó el Muro de Berlín, gracias… a LA EXAGERADA INTERPRETACIÓN DE UN PERIODISTA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: