Blog de Periodismo Creativo

Ideas y tendencias para una profesión más innovadora y menos rutinaria. ¡Periodismo de Pata Negra!

EJERCICIO DE ESTILO: CÓMO RETRATAR, EN CINCO PÁRRAFOS, LA CATADURA MORAL DE UN PODEROSO

Posted by Fernando Montero en julio 3, 2008

Magnífico el reportaje que publicó Luis R. Aizpeolea el domingo 22 de junio en EL PAÍS sobre el lehendakari Juan José Ibarretxe. Me gustó, sobre todo, el arranque del reportaje.

Un ejemplo de buen periodismo. Es impactante y al mismo tiempo sencillo. En sólo cinco párrafos (con información de fuentes de lo más fiable) describe los detalles de dos escenas, una detrás de otra, que hablan por sí solo de la catadura moral y psicológica del personaje: un individuo que le habla de un país idílico a dos víctima a las que ETA ha intentado matar pocas horas antes.

“Hay un hombre en la cama de la habitación de un hos­pital. Es un viejo luchador por la libertades al que una terrorista de ETA le acaba de disparar un tiro en plena cara, en la puerta de su casa, al anochecer, en uno de los montes que se asoman a la ciudad de San Sebastián. Esta­dísticamente, este hombre tenía que estar muerto. pero la bala le entró por la mejilla izquierda y se le quedó alojada en la boca, aprisionada entre unos implantes de titanio. El hombre está rodeada por su esposa y sus tres hijos cuando en la habitación entra Juan José Ibarretxe, el presidente del Gobierno vasco. Pregunta por el herido y luego charlan. Uno de los hijos, Andrés, que vive fuera de Euskadi., le traslada al político nacio­nalista su disgusto por el ambiente opresivo que se respira en su tierra.

— Lehendakari, yo no puedo soportar que, cuando invito a amigos míos a visitar el país (Lequeitio, Elorrio. Bergara, Hernani), encontremos siempre una presencia agresiva, con pintadas en favor de ETA y con amenazas a los que no piensan como ellos.

— Mira, Andrés, no te lleves esa imagen de nosotros, que aquí, en el País Vasco, se vive muy bien.

La frase de Ibarretxe es escuchada desde la cama por José Ramón Recalde, encarcela­do y torturado por el régimen de Franco, durante siete años consejero socialista en el Gobierno del lehendakari Ardanza y dueño de una librería (Lagun) atacada una y otra vez por ETA y su entorno, hasta el punto de que todavía hoy abre y cierra sus puertas bajo la atenta mirada de los guardaespaldas.

La escena tiene lugar en septiembre del año 2000, y cualquiera puede pensar que un desliz así —hablar de un país idílico en pre­sencia de un hombre al que acaban de inten­tar asesinar— sólo puede ser fruto de una tarde aciaga, de un momento de nervio­sismo…

Un año y medio después, en septiembre de 2002, vuelve a haber un hombre tendido en la cama de un hospital. Ha circulado en su coche durante unos kilómetros hasta que una bomba lapa —cargada con medio kilo de dinamita— ha estallado hiriéndole de gra­vedad. Tras cinco horas en el quirófano, los médicos han tenido que amputarle una pier­na. Unos días después, alguien toca a la puerta de la habitación. Es el lehendakari que viene a visitarle. Le pregunta cómo se encuentra, le da ánimos —todo el mundo resalta que Ibarretxe es un tipo afable que gana en las distancias cortas—, pero no pa­san muchos minutos antes de que el jefe del Gobierno vasco le hable con orgullo al heri­do —también socialista, como Recalde; tam­bién sin escolta, como a ETA le gusta esco­ger a sus víctimas— de la buena situación de la economía vasca.

— No sabes cómo está creciendo el pro­ducto interior bruto…”

Al final del reportaje, al lector le queda la duda de si este hombre es un cínico insensible o que directamente se le ha ido la perola…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: