Blog de Periodismo Creativo

Ideas y tendencias para una profesión más innovadora y menos rutinaria. ¡Periodismo de Pata Negra!

LA DIFÍCIL SUPERVIVENCIA DE LAS REVISTAS DE INFORMACIÓN GENERAL

Publicado por Fernando Montero en septiembre 12, 2008

(Extracto del libro ‘Marketing de periódicos y revistas’)

El periodo que va de 1980 a 1990 fue la época dorada de los semanarios de información general en España. Eran los tiempos del cambio. Los gobiernos del PSOE llegaron al poder después de una vertiginosa transición y un intento de golpe de Estado. Los primeros conflictos internos en el seno del partido socialista, la entrada de España en la OTAN y el Mercado Común (hoy Unión Europea), la expropiación de Rumasa, la reconversión industrial, la crisis de la derecha, la desintegración del partido comunista, los grandes casos de corrupción, la cultura del pelotazo, las privatizaciones… Unos acontecimientos de cambiaron profundamente el país.

Eran tiempos en el que la opinión pública estaba muy sensibilizada hacia los grandes temas políticos y sociales que, en mayor o menor medida, tenían una incidencia directa en su vida. Y el público demandaba, no sólo la noticia pura y dura –coto exclusivo de los diarios–, sino también el análisis en profundidad y la interpretación de la noticia (sus causas, sus consecuencias, sus protagonistas…).

En este contexto, los semanarios de información general –unos más, otros menos– alcanzaban ventas de consideración en el kiosco. Pugnaban en este mercado títulos como Cambio 16, Tiempo, Epoca, Tribuna y un poco más tarde El Siglo, como revistas muy volcadas hacia los grandes temas políticos. El Globo, del Grupo Prisa, cerró tras una corta y errática existencia. Muy próximas a éstas, se encontraban también Interviú, aunque más especializada en temas de denuncia y escándalos, y Panorama, más orientada hacia los temas sociales.

Pero tras esta época de esplendor llegó la crisis. Una situación a la que se llegó por tres causas fundamentales: la irresistible competencia provocada por el cambio de estrategia de los diarios; la investigación y el análisis dejan de ser patrimomio exclusivo de las revistas, y la falta adaptación a la sensibilidad de los nuevos tiempos.

En cuanto a la primera causa, los diarios entraron en un proceso de arrevistamiento provocado por la pérdida de lectores que venían experimentando. Primero, introdujeron el color, y luego incorporaron cuadernillos segmentados (deportes, cultura, salud, etcétera). Los domingos incorporaron suplementos con un resumen de la actualidad de la semana (habiendo cerrado el sábado) frente a los semanarios, que salen los lunes (habiendo cerrado el jueves). Todo este cúmulo de circunstancia propiciaron que los semanarios de información general fueran, poco a poco, quedándose sin sitio.

Pero también fueron cediendo terreno al perder la exclusiva sobre dos géneros: la investigación y el análisis, que hasta entonces habían sido patrimonio suyo casi en exclusiva. Los diarios empezaron a formar equipos de investigación que cosecharon, en una determinada época, muy buenos resultados. También se pusieron de moda, primero en la radio y luego en televisión, las tertulias y programas de análisis político. Esto hizo que las revistas siguieran perdiendo fuerza con esta nueva competencia.

Por último, estas publicaciones también adolecieron de reflejos suficientes para adaptarse a las nuevas circunstancias del mercado. Javier Pascual, hoy consejero delegado de Ediciones Condé Nast, vivió así la caída de Cambio 16. “La revista, que llegó a vender 600.000 ejemplares, no supo reconvertirse a la nueva realidad del mercado. Yo discutía mucho con el editor Juan Tomás de Salas sobre la necesidad de cambiar el modelo y buscar un hueco de, en vez de 100.000 ejemplares, se situara más por debajo. Había que reducir costes, paginación y hacer otro tipo de periodismo. Pero, por aquella época, vender menos de 100.000 ponía muy nerviosos a unos editores que se obstinaban en no reconocer que el mercado ya no podía seguir siendo como hasta entonces”.

En la actualidad, éste es un sector en claro retroceso. Sólo dos publicaciones figuran en el OJD: Interviú y Tiempo, ambas del Grupo Zeta. Cifras de venta muy inferiores inferiores –tanto que ni son auditadas por OJD– tienen otros semanarios de información general como Epoca, El Siglo y La Clave.

About these ads

2 comentarios hacia “LA DIFÍCIL SUPERVIVENCIA DE LAS REVISTAS DE INFORMACIÓN GENERAL”

  1. María Teresa Campos escribió

    La Clave dejó de editarse hace unas semanas. Supongo que las ventas no eran muy altas y la publicidad tampoco sería suficiente.

  2. Josefina Palacios escribió

    Y no solo La Clave. Tiempo está en las últimas. Epoca y El Siglo, como si no estuvieran. Al final, sólo se mantendrá Interviu, y porque es un modelo diferente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 112 seguidores

%d personas les gusta esto: